sábado, 18 de abril de 2015

Rosa de Jericó


(Anastatica, A. Hierochuntica)



Anastatica del griego: anastasisi, que significa resurrección.
Hierochuntica, del griego: hiero, es decir sagrado.

Se ha considerado, al margen de las historias que la vinculan a Jesús de Nazaret, una planta mágica por su poder de resurrección; ya que es capaz de secarse y tras ello volver a revivir.
Podemos usar sus propiedades para fines mágicos.

Instrucciones:

Debemos ponerla en un recipiente de agua lleno hasta la mitad, para que comience a abrirse, cosa que tarda pocas horas en hacer; y debemos aguantarla en esa misma agua tres días, hasta el cuarto, que ya la cambiaremos por agua nueva.
La dejamos a partir de ese momento (del cuarto día en que le cambiemos el agua) tres días más, hasta el séptimo. Este proceso hace de preparación para usar la rosa con fines mágicos.
Por qué? Porque desde el momento que le prestamos esas atenciones estamos enfocando nuestra energía, focalizándola.

Como la planta puede usarse con múltiples fines, podemos incorporar al recipiente diversas cosas: la llave del hogar si lo que queremos es proteger la casa, una alianza o cualquier otra cosa que simbolice la unión en pareja y familia, unas monedas para el beneficio económico, etc…

A la que incorporamos los objetos que actuarán como símbolos de nuestros propósitos, debemos dedicarla a nuestra intención, para lo cual haremos una oración, bien la que os dejo, o bien otra de vuestra propia creación:

“Divina Rosa de Jericó, por la bendición que albergas; la virtud que encierras y el poder que se te concedió, te ruego (por ejemplo) que protejas este hogar, a mí y a los míos de cualquier adversidad”.

Si vamos a usarla siempre con el mismo fin, podemos dejarla fija, no sacándola del agua; pero si la queremos usar para varios fines, lo que debemos hacer entre trabajo y trabajo es dejarla descansar retirándola del agua, dejándola a la sombra en un lugar fresco diez días. En los cuales se secará y estará enroscada de nuevo para usarla otra vez.

Personalmente como la planta no necesita siembra, yo la pongo en luna creciente en el agua y la dejo fija, repitiendo la oración cada vez que cambio el agua. Suelo ponerla en el recibidor de la vivienda y en su defecto por cuestiones de espacio, en la zona de la casa que más se frecuente.Mis manías: Siempre meto objetos impares: 1,3,5,7...
No es una planta cara, yo la adquirí por unos 5 euros.


lunes, 13 de abril de 2015

Diosa Oscura Lilith


*


Lilith emerge como el primer espíritu independiente femenino. Es una figura arquetípica de origen mesopotámico.

No voy a reparar mucho en la etimología de su nombre, que procede de Lili, que significa Aire o Lili, espíritu. Se ha asimiliado a diferentes divinidades, como ejemplos: Lamia, Empusa y las hijas de Hécate, las Harpías, las Parcas, las Gorgonas, las Moiras, con Pandora,  con la Lamastu asiria, con Inanna, con Strega, etc.

Pero Lilith es Lilith, la primera mujer creada. Aparece en el Génesis (1/27) de la tradición hebrea cuando Dios crea al hombre y a la mujer de la tierra y les brinda su aliento vital (a su imagen y semejanza…varón y varona los creó), en contraposición con el Génesis (2/2), cuando se indica que la mujer fue creada de una costilla de Adán.

La mujer que fue creada de la costilla de Adán no fue otra sino Eva.

La primera representación de Lilith* que conocemos se encuentra en el museo británico y es un relieve de terracota de Burney, que data del año 1950 a.C. y está representada en forma alada, desnuda, flanqueada a cada lado por dos lechuzas(símbolo usado posteriormente por Atenea) y sobre dos leones (la soberanía) o hienas, según otros (la depredación) portando ephap para medir el grano o bien anillos de Shen, que simbolizan lo que no tiene principio ni fin.

Cuenta la tradición que cansada de que Dios no escuchara sus peticiones, decidió renunciar al Paraíso en lugar de a sí misma. El conflicto surgió cuando ella considerándose igual a Adán, se negó a tener relaciones sexuales en la postura que conocemos como del misionero; no quería permanecer bajo el varón, sino montarlo como el también hacía con ella.

Lilith llamó a Dios por su nombre secreto (secreto que comparte con Isis en mitología egipcia y que no fue dado ni a Moisés), como conociendo su esencia y consiguiendo más poder.
De Dios consiguió unas alas y así dotada abandonó el Paraíso y se asentó en el Mar Rojo y vago deambulando por los desiertos. A éste respecto, otras tradiciones dicen que fue Samael (un aspecto de Hermes/ Mercurio y Lucifer) quién la fue a buscar y la sacó volando del Edén, incluso la hizo su consorte y engendraron hijos.



Cuando Adán se dio cuenta que la mujer faltaba, se desconsoló y comenzó a extrañarla y habló con Dios, que encomendó a tres ángeles (Semangelof, Senoy y Sansenoy) que la buscaran y que la convenciesen para que retornase. Ella se negó a pesar de que la amenazaron con matar a cien de sus hijos sino volvía sobre sus pasos. 
Tras la matanza, dicen que ella prometió matar a los hijos de Adán, buscaría a las niñas durante veinte días y a los niños durante ocho (sin circuncidar).
Aquí vemos la cuestión de la circuncisión, que más adelante ganará peso, concretamente en el pacto de Abraham, curioso no? Por eso todos los judíos deben circuncidarse, en honor a ese pacto (Gén 17, 1/5). Por otro lado, también crearon amuletos que ponían a los recién nacidos y portaban las mujeres embarazadas para evitar la influencia de Lilith sobre ellos, como podéis ver debajo, en las imágenes.





Una vez que Lilith se negó a volver, dios creo a Eva y posteriormente fue “La Caída” y el exilio del hombre.

Paremos aquí un momento y sedamos conscientes de una cosa: antes de esta caída, Lilith ya no estaba en el Paraíso, quedando pues exenta del “castigo de la Divinidad”.

Se cuenta que Lilith es madre de los lilims, que poseen el conocimiento pero no el fruto de la vida. En la Biblia católica la única mención que se hace a ella por su nombre, corresponde a Isaíasn 34:14.
Bajo el dominio patriarcal, Lilith pasó de Diosa alada con la apostada sobre la soberanía (como vemos en la terracota que os mencioné), o de moradora de los sueños y el inconsciente, como en la tradición sumeria; a ser representada como un súcubo.

Súcubo viene del latín y significa “reposar debajo”, de una alteración de succuba y del verbo cubo, que significa “yo quedo”. Por lo que el súcubo es alguien que queda por debajo de otro.

Dicen las leyendas medievales que es un demonio femenino, hermoso que seduce a los hombres y toma su energía por medio del sexo; que se alimentaría de la energía sexual apareciéndose frecuentemente en sueños. Según el Maellus Maleficarum, los súcubos coleccionan semen para embarazar a otras mujeres (incluso en el s. XVI una talla de un súcubo fuera de una cada indicaba que era un burdel).

Así la primera mujer creada acabó siendo vista como una ramera! Y cómo no, enemiga de los Padres de la Iglesia, que convinieron que Eva era un mejor modelo a seguir.
De dónde no pudo ser eliminada fue del Talmud y del Midrash judío.

Pero si analizamos hoy por hoy el arquetipo de Lilith, podemos verla desde otro prisma.
Ella representa la negativa femenina a someterse y la energía ancestral femenina, la primordial y desconocida. Es ella quien decide abandonar a Adán por su trato, abandona a su dominador y se queda sola, aprendiendo sola los misterios, morando por los desiertos. Y es en ese ir y venir, deambulando, donde aprende a hacerse aún más fuerte, buscando su camino vital.
Es dueña de su sexualidad e incluso de su fecundidad: recordad que Eva corresponde a la primera parte del ciclo lunar, el de la creación y Lilith en cambio pertenece a la Luna Menguante, vinculada a la menstruación y por tanto a la expulsión.




Por otro lado no quiere ceder su maternidad a un tirano, representado la negativa a ser madre cautiva.
Por lo tanto teniendo en cuenta el arquetipo, Lilith aparece cuando somos oprimidas y lucha por salir; es insumisa, rebelde y discute su propio rol, revelando nuestros lados reprimidos de la personalidad, los deseo ocultos.

Otro aspecto muy interesante es la relación de esta Diosa con la Luna Negra, pues en Astrología no es un cuerpo celeste, sino un plano y un punto que se puede identificar mediante los cálculos adecuados; es el segundo foco de la órbita de la Luna. Su posición nos obliga a enfrentarnos a lo que escondemos para poder liberarlo o expresarlo una vez que lo hemos canalizado convenientemente.

Actualmente Lilith es un arquetipo usado por los movimientos feministas, pero no debemos olvidar que lo primero que cómo tal revindicó fue ser “Ella”  misma sin llegar a masculinizarse.

Es una guardiana de misterios, su colores son lila, púrpura, escarlata, negro y en cuanto a correspondencias con animales, además de los anteriormente mencionados, se le atribuye  también la pantera. Su planeta es Saturno y su día es el Viernes. Arcano del Tarot: La Sacerdotisa (Sophia). Herramientas mágicas: cuchillas, dagas, bisturís, hoz (como Saturno).

La Lilith babilónica era tal y como la vemos en la cerámica que os comenté, también se la representaba como a una mujer con una vagina en la frente, en ocasiones estando esa vágina dentada. Guardiana y dispensadora de los misterios del templo.

Desde mi punto de vista Lilith de nuestro trabajo mágico no puede ser controlada del todo por un hombre como operador mágico, ya que uno de sus principios es rehusar someterse a él, es preferible una mujer para tales tareas. Esto no quiere decir que no sea posible que los varones no tengan éxito en las invocaciones, pero sí deben estar capacitados para contactar con su naturaleza primitiva femenina.


Fuentes, referencias y páginas consultadas, a parte de las mencionadas:
Bliblia católica
www.nueva-acropolis.es
www.isabelmonzon.com.ar
www.marichelo.galeón.com
"El libro de Lilith", autora Bárbara Black- Kultov.
" Yalqut Reubeni" recopilación de R. Reúnen ven Hoshke Cogen.
Safed-tzfat.blogspot.com.es


ir arriba