miércoles, 5 de agosto de 2015

Saludos a tod@s!

Para vuestra comodidad estoy trabajando en la página de Facebook con el mismo nombre, os dejo enlace, si bien aún falta material.

https://m.facebook.com/profile.php?id=1723044197922693

sábado, 1 de agosto de 2015

Sibilas (Intro)




He tardado tiempo en decidirme a escribir este artículo, por qué? Pues porque me va a faltar espacio y os va a sobrar lectura. Por eso albergo la intención en un principio de resumir  en la medida de lo que me sea posible lo que pretendo contar.
Hay varios modos de contar las cosas, los escritores suelen dejarse el desenlace para el final, dosificando el poder de retener nuestra atención y secuestrarla o aburrirnos hasta el desaliento. Bien, yo voy a permitirme empezar por el final, para alentaros a que leáis esto.
Ya corregiré después.
No se ya cuándo llegué a la maraña de ideas en las que navego, sí se cómo, y fue a partir de ponerle nombre al grupo cerrado de esoterismo que abrí en Facebook : Ardiendo en Circe.
Vamos allá.

Intro

Investigando la figura de Circe, la relacioné con las sibilas antiguas, pares de las pitias griegas de Delfos, profetisas ambas, vía intermediaria entre los mortales y los dioses. Entonces pensé en todas ellas, y por mis inquietudes en culturas clásicas recordé a Casandra en Grecia y a todas las demás sibilas romanas. Pero hubo algo que sin yo tener consciencia de que sabía vino a mi pensamiento: Deborah, la jueza del Antiguo Testamento. Revisé  los textos y la vinculé de inmediato. Más adelante, según ordene mis ideas al escribir, os contaré.

Y hubo otro asunto, relacionado con el arcano de “el Carro” en el Tarot, y que si bien aún rumio, me lleva a pensar que el conductor del carro no es una figura masculina sino femenina. Sé que esto será algo polémico pero también intentaré explicarlo.
Dejo constar que lo que escribo a esto último mencionado, está en la…fragua aún.

En todo este baño en la fuente Castalia descubrí algo muy pero que muy curioso, algo que en referencia a la figura de la sibila no leí ente todos esos “artículos copia y pega” (que llevan muy poco  trabajo y no siempre son veraces, y es lo siguiente: hay en España un pueblo que lleva ensalzando la figura de la Sibila de Cumas tres siglos y medio, se llama Puente Genil.
Lo más curioso es que la cofradía (de las Virtudes Cardinales) saca a pasear a la figura de la sibila en semana Santa, es decir, mezcla una figura que hoy por hoy consideraríamos pagana con las figuras religiosas católicas. Llamativo es también que en el año 1663 hay constancia escrita de que las sibilas eran doce (como los evangelistas); otro aspecto llamativo es que sus cofrades son varones exclusivamente, dejándome como tarea pendiente contactar con ellos o visitar el pueblo para empaparme de esa tradición.

Al respecto de esas doce sibilas… Doce como los evangelistas. Bien, nos vamos de un salto a la Capilla Sixtina, y dejo en el aire: qué motivo a Miguel Ángel a representarlas en ese techo?
Un aspecto de las sibilas se vincula a lo sagrado, antes de las reformas eclesiásticas de los concilios donde se suprimieron los aspectos que no se consideraron llevaderos para la política romana. Pero si bien las sibilas están vinculadas incluso a la creación de Roma como Imperio, además están relacionadas con la venida de un Cristo.


Esto me hizo seguir indagando y me sumergí en la iconografía de la sibila en América Latina (o Sudamérica como cada cual prefiera) y ahí estaban. Contrastando iconografías, historia, explicaciones y mito, llegué a pensar que lo representado en el arcano de El Carro es una mujer. Por qué? Porque algo me indicó en el estudio que las sibilas se representaban en su día subidas en un carro.

Creo y espero que esto sirva como introducción al tema. Porque es extenso y aún no tengo claro cómo desarrollarlo, no deseo me ilumine un dios, con que una sibila me abra el Libro, me vale. Decía Cicerón en su obra De divinatione que hay dos clases de adiviniación: la artificial y la inspirada. La artificial se basa en la observación e interpretación de los signos; la inspirada es fruto de la inspiración divina.

Espero pues.
ir arriba