viernes, 17 de febrero de 2017

Agua de Añil


El Añil, que se ha usado para teñir las tela de azul y es uno de los principales ingredientes del Azulete para lavado, proviene de las variedades de una planta, denominada Indigosfera. Antiguamente era un producto un tanto exótico y bastante caro.

Esta agua de Añil que les muestro se hace con Azulete (o Añilado) en polvo, un producto de uso doméstico ordinario y que pueden encontrar en cualquier droguería por un precio económico. 
Para realizarla no puede ser más sencilla, ya que sólo hay que diluir el Azulete en agua en una proporción que permita que nuestra agua quede de un azul bien, bien, intenso y luego meterla en una botella de vidrio.
Una vez esté hecha el azulete tiende a sedimentarse, con lo que recomendable agitar la botella antes de cada uso.



Este agua fortalece la naturaleza astral de aquello sobre lo que se aplica, por esto es muy útil para dar potencia a nuestros amuletos, bastarán con echar unas gotas sobre ellos, dedicarle unas palabras que indiquen nuestra intención y dejar que el agua se evaporé o se  absorba (dependiendo del material).

Hay también practicantes que tienen esta agua de añil mezclada con agua de mar en sus altares (mitad de una y mitad de la otra), ya que juntas ayudan a equilibrar el flujo energético.

Puede usarse en baños, ya que como se ha dicho anteriormente sucede con los amuletos, aplicada sobre el cuerpo fortalece nuestra aura.  Para lo cual añadiremos al agua del baño de una a tres cucharadas soperas de agua de añil. Deberemos estar en la bañera unos 15-20 minutos.

También podemos usarla tras una limpieza espiritual, aplicándola una vez hemos acabado, sobre la columna vertebral de la persona.

Espero que les sea de utilidad.

domingo, 12 de febrero de 2017

Cómo deshacernos de nuestro "amuleto de huesos cruzados"


(A colación con el post anterior).

Para deshacernos de nuestro viejo amuleto africano de huesos una vez se ha saturado de energía negativa  necesitaremos:

-El amuleto viejo.

-Un trozo de papel blanco o de estraza marrón.

-Una vela banca.

De nuevo, tal y como hicimos en su confección, nos desharemos de él ante nuestro altar.
Ponemos el amuleto en nuestro altar, encendemos el incienso de altar, las velas de altar y encendemos la vela blanca del trabajo.

Rociamos con el agua bendita el papel del altar y dejamos sobre él el amuleto. Tras lo cual empezamos a envolverlo.
Tomamos la vela blanca y dejamos caer la cera sobre el papel de manera que lo cubra todo, hasta que quede completamente lacrado y vamos diciendo:

“Huesos cruzados que bien me habéis servido y obrado, de energía negativa estáis hinchados y es hora de que descanséis,  ya habéis hecho vuestra parte”.

Una vez el papel esté totalmente cerrado por la cera, se saca de la casa y se tira a la basura. Y por último tomamos un baño.

ir arriba