domingo, 27 de marzo de 2016

Ruda Graveolens, excepcional para limpiezas.



El nombre de Ruda proviene de Reuro, que deriva en Ruta y que significa salvar, liberar, proteger en griego y se considera vinculada a la energía de Marte. Esta planta es conocida como la planta de los mil usos, se consumía sobre todo en la antigüedad era muy apreciada por los romanos en su gastronomía por su sabor picante (aún se prepara un queso delicioso con ella), hoy en día se consume más en infusiones; pero los caldeos; los hebreos, los egipcios y los  chinos entre otros la tenían por sagrada y conocían también sus propiedades mágicas, que es lo que en este caso nos interesa.

Se la considera tradicionalmente una de las plantas más poderosas y es considerada una planta de brujas (sin quitar su corona a la mandrágora)  por sus propiedades emenagogas, es decir propiedades para activar la menstruación por tanto entra dentro de las plantas que han de evitar consumirse en caso de embarazo y también por sus propiedades de defensa contra el mal de ojo, protección, función exorcizadora, ya que atenúa la negatividad y contrarresta maldiciones

Podéis leer acerca de ella y su uso en los Perfumes de Saturno en textos clásicos como “Filosofía Oculta” de Agrippa, “Botánica Oculta” de Paracelso o “El Grimorio del Papa Honorio” entre otros.
Como curiosidad, hay un libro que me encanta y es “La Celestina” de Fernando de Rojas, texto en el que aparece la ruda en el Cuarto Auto de boca del personaje de Lucrecia. Por cierto que en el libro también aparece la propia Celestina invocando a Saturno, pero esa es otra historia…

He estado en contacto con esta planta desde pequeña, ya que en Galicia es muy popular y se incorpora al agua con la que tradicionalmente nos lavamos la cara tras estar al influjo de la luna la noche de San Juan. Mi abuela siempre ha tenido una en el jardín de casa, recuerdo que de pequeña me llamaba mucho la atención y dado que por su fuerte olor y que no es especialmente bonita, no entendía qué hacía en el jardín hasta que una tarde, años después en la tertulia de sobremesa con sus amigas veteranas saltó la liebre y así descubrí sus secretos.

La Ruda, que es en realidad hermafrodita se distinguen el macho de la hembra básicamente por su tamaño y floración, combate, protege, absorbe las energías que nos perturban, y si bien puede usarse para atraer, su labor como repelente hacia lo negativo es excepcional.


Junto con las bayas de Enebro es de mis plantas preferidas para hacer limpiezas, bien de lugares bien de personas; así que os la recomiendo profusamente para tales fines, bien sea en baños, fumigaciones, inciensos, etc...

.

viernes, 18 de marzo de 2016

El Mal de Ojo



Desde tiempos inmemoriales se ha considerado el ojo como principal trasmisor de energías bien, positivas o negativas, pues la mirada es nuestro primer contacto con el entorno que nos rodea, siendo el ojo un órgano poderoso que mantiene una correspondencia con el hígado, lugar físico vinculado a los procesos psíquicos de rabia, ira y frustración así como de simpatía y confianza y con una función de laboratorio en nuestro organismo realizando 500 actividades bioquímicas importantes. Así pues se denomina Mal de Ojo a la energía dañina, consciente o inconscientemente,  con efectos nefastos sobre la persona que se proyecta.

Los síntomas generales suelen ser: sensación de mala racha, decaimiento y deterioro físico y psíquico, desánimo y tristeza sin causa a la que achacarlo, llanto insomnio, falta de apetito, pesadez y opresión en el pecho; estos síntomas van in crecendo. Esta sintomatología no nos indica que estemos “aojados” siempre, sino que se testa a la persona, para cerciorarnos de que padece esta afección.  Entre los diferentes y abundantes métodos, encontramos algunos muy sencillas:

Con sal-> Se pone un plato, a poder ser de cobre, en el cual se echa vinagre y unos puñados de sal gorda (yo siempre echo número impar). Este plato se pone bajo la cama de la persona que creemos afectada y si al cabo de tres días la sal ha trepado por los bordes del plato, consideramos que la persona está afectada.

Con aceite-> Se requiere sólo aceite y un cuenco con agua. La persona dirá: “Pido la ayuda que me clarifique si padezco mal de ojo o no”. Mojará el dedo corazón en el aceite de oliva, lo pondrá encima del cuenco con agua sin llegar a tocarla ni moverla y dejará caer tres gotas.
Si lo que queda flotando es una gota de aceite o varias limpias, sin círculos concéntricos y separadas entre sí, significa que no hay aojamiento; pero si las gotas se extienden en masa o aparecen círculos concéntricos entonces se considera que la persona está afectada.

Con limones-> Se corta un limón en cuatro partes y se echa una cucharada de azúcar sobre cada una de ellas, tras esto se coloca tres días bajo la cama. Pasado este tiempo se saca y se valora el color del limón, se considera que la persona está afectada si el color que ha adquirido es negro, al contrario si está verde.

Una vez tengamos claro que la persona está afectada, se procede a hacer una limpieza de la misma.



ir arriba